Cenit. Centro de Atención Temprana, Logopedia y Psicomotricidad

El niño no es una botella que hay que llenar, sino un fuego que es preciso encender Michel Eyquen de Montaigne

La importancia de los primeros años

Durante los primeros años de vida del niño, su sistema nervioso presenta una gran plasticidad y por tanto, recibe y asimila con mayor facilidad todas las experiencias, pudiendo establecer nuevas conexiones neuronales y en mayor número que en edades posteriores. De forma que las acciones habitualmente realizadas por las zonas del sistema nervioso central dañadas, pueden ser desarrolladas por otras zonas.

Las ciencias biológicas contemporáneas, y sobre todo la neurología, nos dicen que la materia nerviosa, no puede llegar a su evolución completa si no hay unos estímulos exteriores que provoquen unas reacciones que permitan a esas funciones ponerse en marcha, perfeccionarse y desarrollarse plenamente.

Inclusive, y tal como señalara Jean Piaget, una insuficiente o ausente estimulación, puede propiciar que en la periodización del desarrollo psicológico, donde siempre se sigue una determinada secuencia en el surgimiento y cambio de las etapas evolutivas, no llegue a formarse nunca el pensamiento formal, que permite el alto razonamiento y el realizar operaciones lógico - abstractas de calidad, , como consecuencia de tal insuficiente y no conscientemente dirigida acción de estímulos.

Por lo tanto, durante este periodo todo lo que rodea al niño le enriquece, y el aumento de una estimulación adecuada facilita y potencia su desarrollo.

De forma que los primeros años nos ofrecen una oportunidad UNICA durante la cual podemos proporcionar al niño los pilares básicos de su aprendizaje.

 

Cenit | Pº de las Acacias, nº 29, 1º B. 28005 - Madrid | Tfno. 91 528 47 29 contacto@atcenit.com Aviso Legal